CONTATO

Entre em contato pelo telefone
(11) 3093-7333, de segunda a sexta-feira, das 9h às 18h; pelo
e-mail atendimento@soudapaz.org, ou envie uma mensagem por meio do formulário a seguir:


Assessoria de Imprensa

Izabelle Mundim
izabelle@soudapaz.org


Desejo receber as newsletters do Instituto Sou da Paz.

MATÉRIAS

De dónde vienen las armas del crimen en Sao Paulo

Reportagem publicada pela BBC em 9 de janeiro de 2014:

Un estudio de ese arsenal aprehendido por las autoridades en dos años indicó que la gran mayoría (93%) son armas cortas como revólveres o pistolas, y que más de tres cuartos (78%) son fabricadas dentro de Brasil, sobre todo por la empresa Taurus.

Pero el informe del Instituto Sou da Paz, una ONG con sede en São Paulo, también reveló que, al analizarse exclusivamente las armas de mayor poder de fuego incautadas en la ciudad, como fusiles, carabinas y subametralladoras, la mayoría (56%) provienen del exterior y más de un tercio (35,6%) son estadounidenses.

“Nos sorprendió que Estados Unidos sea el mayor proveedor de armas (con alto poder de fuego) del crimen de São Paulo”, indicó Bruno Langeani, uno de los autores del estudio divulgado en diciembre, a BBC Mundo.

Langeani atribuyó el fenómeno a la mayor “facilidad” que existe en Estados Unidos para que civiles puedan adquirir armas de guerra, que a su juicio impacta en la violencia doméstica de ese país y también en otras partes de América Latina.

“En el fenómeno de los cárteles (de la droga) mexicanos, esa participación de armas norteamericanas ya estaba bastante identificada”, dijo. “Y con esta investigación mostramos que incluso va más lejos: esas armas están llegando a Brasil”.

“Capacidad de daño”
Las 231 armas de grueso calibre aprehendidas en São Paulo entre 2011 y 2012 representaron menos de 2% del total incautado en la ciudad por diversas ilegalidades (desde porte ilegal hasta homicidios), pero los expertos sostienen que su presencia es inquietante.

“Tienen una capacidad de daño mucho mayor, atraviesan tranquilamente los vehículos usados por la policía”, sostuvo Langeani.

En Brasil existen restricciones legales para que los civiles accedan a ese tipo de armas, por lo que una hipótesis es que llegaron a São Paulo por la vía del comercio clandestino.
Pero esto sólo podrá confirmarse cuando se realice un rastreo de las armas aprehendidas por su numeración, algo previsto como una próxima etapa del estudio.

De todos modos, la industria brasileña figuró en el informe como la segunda gran fuente de armas de mayor poder de fuego incautadas en São Paulo (21% del total) y al discriminarlas por marcas la empresa Taurus (11%) también quedó a la cabeza.

Argentina apareció como el tercer país abastecedor de ese tipo de armas (4,7%) al crimen paulista, con una peculiaridad: todas las que provenían de esa nación eran de la Dirección General de Fabricaciones Militares y tenían grabado el emblema del ejército argentino.
“Es prácticamente seguro que fueron armas desviadas ilegalmente del Ejército”, sostuvo Langeani.

El estudio citó este dato para pedir una mayor reglamentación del comercio internacional, argumentando que “muchas veces armas vendidas a instituciones supuestamente preparadas para un control riguroso de armas acaban desviadas a la criminalidad”.

Los investigadores creen que las armas de mayor poder de fuego en São Paulo son adquiridas por el crimen organizado, debido a su alto precio (un fusil puede costar más de US$8.000) y a que casi un tercio de sus incautaciones estaban ligadas al tráfico de drogas.

Y se estima que lo mismo ocurre en otras grandes ciudades brasileñas.
Una investigación sobre tráfico de armas realizada por la Cámara de Diputados en 2006 reveló que 4,4% de las incautaciones realizadas en Río de Janeiro entre 1993 y 2003 eran fusiles, que en esta ciudad suelen ser usados por bandas de narcos para ejercer el control territorial de favelas.

Made in Brazil
Las armas de fuego han estado estrechamente ligadas a la violencia que Brasil ha sufrido en las últimas décadas.

Un “Mapa de la Violencia” en el país divulgado el año pasado indicó que entre 1980 y 2010 las muertes por armas de fuego crecieron 346,5% y llegaron casi a 800.000. El aumento fue especialmente marcado entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Por otra parte, otro estudio del Instituto Sou da Paz estableció que tres de cada cinco homicidios cometidos en São Paulo entre enero de 2012 y junio de 2013 fueron cometidos con armas de fuego.

Brasil aprobó hace una década un Estatuto de Desarme para restringir el acceso a armas de fuego y logró bajar en 2004 la cantidad anual de homicidios con una gran campaña para la entrega de armas por parte de civiles.

Sin embargo, Julio Jacobo Waiselfisz, un sociólogo autor del “Mapa de la Violencia” en Brasil, dijo recientemente a BBC Mundo que ese esfuerzo nunca se repitió con la misma intensidad y grupos de presión pro-armas han logrado “prácticamente paralizar” el estatuto con varias modificaciones.

El nuevo estudio sobre las armas en São Paulo mostró que la industria brasileña es la preferida por los criminales a la hora de pertrecharse: cuatro de las cinco armas más incautadas son revólveres o pistolas marca Taurus; el restante es un revólver Rossi.38 también fabricado en el país.

Otro hallazgo del estudio fue que un cuarto de las armas de fuego aprehendidas en la mayor ciudad de Brasil entre 2011 y 2012 eran de juguete o simulacros, que según los autores son una alternativa para los criminales ante la dificultad de conseguir revólveres o pistolas de verdad.

Pero los expertos coinciden en que el mayor énfasis debe ponerse en las armas de fuego reales que hay en el país.

QUER FAZER PARTE?

APOIE O SOU DA PAZ

A Paz na Prática acontece com você.

#SouDaPaz

Participe das nossas redes sociais